jueves, 24 de mayo de 2018

Un poco menos de plástico cada persona




El día de la Fiesta de la Soli, la Ecoescuela venderá estas bonitas bolsas de tela pintadas en el cole. ¡Son preciosas!

Tienen múltiples usos, pero te proponemos uno: 

   Muchos nos hemos acostumbrado a llevar una bolsa de rafia de este tipo que nos ofrecen los supermercados, unos para ahorrarse los centimillos que cuestan las bolsas pequeñas de plástico, otros por comodidad, otros por evitar consumo de plásticos y otros por todos estos motivos. 

Pero ¿qué pasa cuando compramos fruta o verdura? Si no las compramos en envases, lo cual genera muchísima basura, aún así las metemos en bolsas individuales de plástico para pesar cada variedad. 

                  Os proponemos estas bolsas de tela que veis arriba en las fotos. Se pueden tener guardadas y preparadas dentro de la bolsa grande de rafia y usarlas para meter y pesar cada clase de fruta. Si cada vez que va a comprar fruta o verdura, cada persona ahorra entre 3 y 10 bolsas de plástico, ¡imaginad con qué pequeño gesto estamos cuidando un poquito nuestro entorno!


(Para fijar los colores del dibujo y que no se quite la pintura, planchar el motivo por el reverso sin vapor durante unos minutos. También se ayuda a fijarlo si planchamos por el derecho protegiendo el diseño con un paño limpio)




¿Por qué no comprar la fruta así?


en vez de así


o así




http://www.inspirulina.com/lo-que-debes-saber-si-usas-bolsas-reusables.html

Recordemos el impacto que tiene el plástico en el planeta, en su fauna y flora.
Aquí tenéis dos vídeos interesantes y claro, impactantes.




















sábado, 28 de abril de 2018

Gran jornada de trabajo de la Ecoescuela

¡¡Muchas gracias familias!!

Las familias que participaron el sábado pasado en la actividad de la Ecoescuela trabajaron mucho y bien: plantación, reparación de caseta, caminos, vallas, limpieza del huerto y desalojo de trastos... 



El techo de la caseta de aperos necesitaba reparación. Se trasladó al interior del jardín donde se la dejó lista otra vez. 


Y los caminos, que los habíamos perdido con las fuertes lluvias. Se niveló el terreno, se marcaron los itinerarios


Aquí trabajaron todos, pequeños y grandes. 




Reparación de tablones de la valla del huerto. Y pequeño jardín vertical, qué gran idea.




Momento de reponer fuerzas




Y vuelta a las labores






Aún queda mucho por hacer: reparar la valla del huerto, barnizar la caseta. Habrá más convocatorias.

 Si no pudiste venir, ¡aún puedes venir a la próxima!

martes, 27 de marzo de 2018

Actividades de primavera en nuestro Huerto



Se acerca la primavera 🌱y hay muchas actividades que nos gustaría realizar.
Si aún no conoces en qué consisten estos talleres os presentamos algunos detalles y os invitamos a participar en su realización.

¿Cómo surge esta actividad?

Partió de una idea del grupo de Ecoexploradores (niñas y niños interesados en realizar actividades relacionadas con la naturaleza y su conservación, dentro de los espacios del colegio). Ellos plantearon la posibilidad de aprovechar el tiempo del recreo del comedor para poder, con la ayuda de algún adulto, hacer actividades relacionadas con el cuidado del huerto y del jardín de aromáticas, que fuera accesible para todos los niños y niñas. También propusieron alternar estas labores con otros talleres más dirigidos, por ejemplo, de fabricación de jabones ecológicos que animaran a los alumnos a dejar de utilizar toallitas desechables; sacos de olor con los restos de poda de aromáticas; hoteles de insectos, etc.

¿Quiénes lo hacen posible?

La dirección del colegio que abre el espacio para que las familias puedan asistir a los alumnos durante la realización de estas actividades.
Las familias que voluntariamente se prestan a realizar una actividad de Ecoescuela en algún intervalo de tiempo entre las 12.30 y las 14.30.
Los niños y las niñas que voluntariamente se ofrecen a participar en estos talleres.

¿Cómo se enteran los niños y las niñas?

El día de antes se anuncia el taller en la cartulina de la Ecoescuela que se encuentra en el hall del comedor. Las monitoras del comedor también informan sobre la actividad para que los niños y niñas que deseen participar se apunten en un listado en función de su turno de recreo.
El número de alumnos que pueden participar depende del número de adultos que pueden conducir el taller, del espacio en donde se vaya a realizar y de las características de la propia actividad.


¿Cuáles son los resultados?

Desde el punto de vista de la dinámica de trabajo, esta actividad ofrece a las niñas y a los niños la oportunidad de desarrollar sus competencias de organización del trabajo, colaboración en equipo y responsabilidad en la ejecución de la tarea.  
Desde el punto de vista social, estas actividades crean un espacio de comunicación y cercanía entre niños y niñas de diferentes clases que normalmente no suelen compartir momentos de juego, pero encuentran en estas actividades una afición en común, propiciándose nuevos lazos de amistad entre niños y niñas de diferentes edades, de gran importancia en la prevención de conflictos.
Desde el punto de vista personal, el trabajo en los espacios de huerto y jardín de aromáticas contribuye no solo al mantenimiento de estos espacios, también aporta una experiencia personal relacionada con la toma de conciencia sobre el transcurrir del tiempo a través de la observación del crecimiento de las plantas y de los ciclos de la propia naturaleza. Se favorece la capacidad de espera que marcan los ciclos naturales, también el propio trabajo contribuye al disfrute de su autonomía mediante la cual, los niños y las niñas, establecen turnos, comparten herramientas y se respetan. Las actividades en estos espacios ayudan a que se concentren plenamente en la tarea que realizan y se contrarresta el exceso de estimulación ligada al mundo digital.
Desde el punto de vista ambiental, las niñas y los niños que trabajan conscientemente en la conservación de los espacios del colegio establecen un vínculo con los mismos y promoverán su respeto y conservación entre sus iguales. La conexión con el medio ambiente durante la infancia posibilita un compromiso futuro con la conservación de la naturaleza y el desarrollo sostenible.

Después de cada taller los niños y niñas que han participado nos preguntan cuándo se hará otro. ¡Con vuestra ayuda podremos realizarlos más a menudo!

Si deseáis más información podéis contactar con la Ecoescuela: comision.medioambiente.navata@gmail.com

Plantando ajos y tirabeques ¿Sabéis como se hace?

Hace algunas semanas pudimos realizar otro taller durante el recreo del comedor. Esta vez consistió en remover la tierra dejándola suelta para luego sembrar ajos y tirabeques. Esta actividad se realizó durante los dos turnos de comida y los niños y niñas que se apuntaron pudieron distribuirse en grupos en cada uno de los turnos.
El trabajo se organizó por bancales y consistió en que mientras unos removían y aireaban la tierra, otros, en diferente bancal hacían agujeros, otros repartían las semillas de tirabeques y ajos y otros las plantaban.

Al finalizar se repartieron las regaderas y establecieron turnos de riego.
Cuando el trabajo estuvo terminado un grupo de niñas espontáneamente decidió recorrer el patio recogiendo pequeños papeles y plásticos que había transportado el viento.
Para contemplar el resultado de esta actividad no hace falta esperar unos meses hasta obtener los frutos de lo sembrado, simplemente hay que observar cómo los niños y niñas disfrutan de estas labores con autonomía e ilusión.
Esperamos poder ofrecer pronto a los niños y niñas un nuevo taller gracias a la colaboración de las familias, ya sabéis que necesitamos papás y mamás (o abuelos y abuelas) que vengan a acompañarles y guiarles un poco en las tareas.

¿Te apuntas?
Escríbenos un correo a: comision.medioambiente.navata@gmail.com
Y nos cuentas qué día y hora te viene bien venir. 


Para que las familias también conozcan la forma de plantar ajos y tirabeques os explicamos cómo se hace:

AJOS:
  • Separamos los dientes de ajo que componen la cabeza.
  • Colocamos cada diente de ajo con la parte plana dentro de la tierra y la punta hacia el cielo
  • Entre un diente de ajo y otro se debe dejar un espacio de unos 10 cm. Se puede cultivar entre otras plantas para protegerlas de plagas y fortalecer sus defensas.
¿Qué nos proporcionan los ajos?

Los ajos son un condimento culinario y poseen cualidades medicinales en botiquín natural, además de ayudar a otras plantas de cultivo urbano y protegerlas frente a plagas y enfermedades.

TIRABEQUES



  • Hay que hacer agujeros al tresbolillo separándolos 10 centímetros
  • Se reparten los tirabeques de dos en dos para enterrarlos por pares a 6 centímetros de profundidad.



¿Qué nos proporcionan los tirabeques?
Los tirabeques son pequeñas verduras procedentes de la familia de los guisantes, que se desarrollan  en vainas de color verde intenso. Esta verdura es una fuente de proteínas vegetales, vitamina B, vitamina C, minerales como zinc, potasio, magnesio y también fibra, aportan energía y son estimulantes.
Echad un vistazo para saber más sobre esta deliciosa verdura, aquí.

sábado, 27 de enero de 2018

¿Nos echáis una mano?




La Ecoescuela ofreció ayer un primer taller hortícola durante el recreo del comedor, dos horas, a cargo de una mamá de la Comisión. 

Para nosotros es un notición (aunque no nos extraña, que conste 😄):

¡Grandes y pequeños han acudido como voluntarios!

Han utilizado su tiempo de recreo para estas actividades:
  • remover la tierra para airearla 
  • añadir mantillo y mezclar bien
  • plantar ajos
  • regar
  • recoger papeles del suelo


Era una idea propuesta en la última reunión de la Comisión de la Ecoescuela, pero no sabíamos qué acogida iba a tener. Pues ha resultado ser un éxito. Los chavales y chavalas, y los pequeñitos, juntos de todas las edades, han colaborado, han respetado y compartido herramientas en una dinámica muy buena.
Ya casi en febrero se tercian actividades de preparación del huerto. Y como veis hay niños y niñas que están deseando darle a la pala, meter sus manos en la tierra y sembrar verduritas para luego verlas crecer en cuanto empiece a oler a primavera.

Se colocó un cartel a la entrada del comedor para avisarles y enseguida aparecieron espontáneos.

Es más, algunos tuvieron que ir a comer y comieron a toda prisa para volver a la tarea. También preguntaron si se va a seguir haciendo.
Solo tenemos un problema... Bueno, en realidad es un problema con una solución, y que convertimos en una petición a las familias: 

¡Necesitamos papás y mamás (o abuelos y abuelas, sería fantástico) que vengan a acompañarles y guiarles un poco en las tareas! 

Las familias de la Ecoescuela pueden colaborar algunas veces, pero no siempre pueden acudir en horario de 12.30 a 14.30. No es necesario estar toda la franja, se puede acudir una hora solo, según os convenga. De verdad, que es una bonita experiencia para todos. Si pudiera hacerse todas las semanas, sería genial, o al menos una vez cada dos.

¿Te apuntas?
Escríbenos un correo a: comision.medioambiente.navata@gmail.com
Y nos cuentas qué día y hora te viene bien venir. 












jueves, 7 de diciembre de 2017

La vida secreta de los árboles





¿Se os había ocurrido que las plantas hablan entre sí? Pues esto es lo que afirman las investigaciones que están haciendo algunos científicos. Este experto que os presentamos aquí ha estudiado cómo se relacionan y se comunican los árboles en los bosques salvajes.

Hay muchas personas que amamos la naturaleza, pero hay algunos que dedican su vida a investigar los procesos que se dan en ella.

Peter Wohlleben es ingeniero forestal y experto en árboles. Dirige una explotación forestal respetuosa con el medio ambiente. Trabaja para retornar a la naturaleza los necesarios bosques primigenios.


"Cuando inicié mi andadura profesional como agente forestal, sabía tanto de la vida secreta de los árboles como un carnicero de los sentimientos de los animales...”. Así comienza el apasionante y sorprendente libro de Wohlleben, La vida secreta de los árboles  (Obelisco), que fue una revolución en Alemania, número uno en la lista de superventas de Spiegel y traducido a 19 lenguas. Basándose en investigaciones científicas explica cómo los árboles hacen conexiones sociales importantes, forman vínculos afectivos y tienen parentescos. Apuesta por recuperar bosques naturales y da sobradas razones para ello. Vive en los bosques, “pero no abrazo árboles”.

En una estupenda entrevista que le hicieron el mes pasado, cuenta cosas como estas:

"Están conectados a través de las raíces, y pueden distinguir las raíces de otras especie e, incluso, de los diferentes ejemplares de su misma especie. Un bosque es un superorganismo, como un hormiguero"

"A través de las raíces sus madres entran en contacto con ellos y les proporcionan azúcar y otros nutrientes. Podría decirse que los árboles bebé son amamantados."

"Cada árbol es importante para la comunidad y el bosque actúa en consecuencia: a los ejemplares enfermos el resto les proporciona los nutrientes necesarios para que sanen.

"Los adultos forman ese espeso techo sobre el bosque y sólo dejan pasar un tres por ciento de luz para que los pequeños no crezcan demasiado rápido, es lo que los expertos forestales desde hace generaciones llaman educación"

"El crecimiento lento es condición para que luego se alcance una edad avanzada. La ciencia ya no discute la capacidad de los árboles para aprender, queda por resolver dónde almacenan lo aprendido y cómo lo rescatan."
"Muchos botánicos sostienen que en las puntas de las raíces tienen estructuras similares al cerebro. De hecho sabemos que los árboles tienen memoria, son capaces de registrar y distinguir las temperaturas en ascenso de la primavera de las que están en descenso durante otoño."

"Mediante sustancias odoríferas se comunican. Cuando se aproxima un peligro, la acacia avisa a sus congéneres emitiendo etileno, un gas de aviso."
"Hemos estado considerando y tratando la naturaleza como si fuera una máquina, pero en un puñado de tierra del bosque hay más seres vivos que seres humanos sobre la Tierra."

"Los árboles, ¿sufren cuando pasan sed?

Gritan. Según investigaciones del centro de ­investigación confederado de los bosques de Suiza que registraron los tonos de ultraso­nidos, los árboles emiten determinadas vibraciones cuando el agua escasea.

Y los árboles de ciudad, ¿se comunican?

Igual que en las plantaciones forestales, debido a la poda y plantación las raíces quedan dañadas para siempre y ya no pueden formar una red. Se comportan como niños de la calle. Básicamente les falta el bosque, la comunidad, la educación: nadie que les castigue si crecen demasiado deprisa o torcidos privándoles de luz."


Quizá os animéis a leer su libro o a "escuchar" a las plantas como hacen los científicos del vídeo. ¿No es apasionante lo que nos pueden contar?

Este artículo también os puede gustar: